Andalucía necesita recuperar su plena soberanía para escapar de la pobreza y la insignificancia

Entrevista a Pedro I. Altamirano, Coordinador Federal del Partido Nacionalista Andaluz Somos Andaluces.

¿Existe realmente una conciencia autonómica en Andalucía, más aún para sostener una opción federal?

Comenzaré por algo más que obvio: uno de los requisitos para hablar de Estado federal es que el sujeto federable debe tener Constitución, los Landers alemanes tienen constituciones, la separación vertical de poderes exige que se tenga Constitución, bien, pues en un hipotético cambio federal, sólo un estatuto de autonomía, de los españoles, tiene hoy la condición de Constitución, y es el andaluz. Lo tiene porque somos la única comunidad autónoma que el 4 de diciembre de 1977 en la calle, y el 28 de febrero de 1980 en las urnas, conseguimos ejercer nuestro derecho a decidir, e instalar en el centro del sistema constitucional español la certeza que Andalucía es ya sujeto del pacto federal, lo que significa que no deberíamos preocuparnos por ningún cambio territorial español al modelo federal del que, por ahora, somos el único territorio con capacidad federal.  

Es importante este elemento, pues contesta de forma clara su pregunta. Andalucía no es que tenga consciencia autonómica, sino que somos sujeto político federal, y por tanto, hace más de 40 años que superamos la consciencia autonómica por la federal. Otra cuestión es que ese hecho de vital importancia sea conocido o no por los andaluces, debido al continuo apagón informativo por parte de las nefastas décadas de gobiernos socialistas.

¿Cuál es el modelo político y federal de Pedro I. Altamirano?

De forma indudable, la independencia. Cualquier cambio debe pasar por la independencia de Andalucía, convertirnos en República Federal, ya que nuestra Nación así lo expresa por la diversidad territorial y una vez conseguido nuestro modelo de Estado andaluz, analizar las distintas opciones federales o confederales con otros pueblos de la península, porque sin duda, incluyo a nuestros hermanos portugueses. 

En el caso de Andalucía es más complicada la opción, desde mi opinión, ninguna de las dos, sino quedarnos como Republica federal independiente y situar a Andalucía en el lugar que le corresponde en base a su importancia geoestratégica y política, que no debería ser cedida a nadie más. La importancia que tiene como puerta de África y América, al tiempo que su influencia en el Mar Mediterráneo no puede dejarse en intereses ajenos a los andaluces.

Esto no significa que se pretenda aislar a Andalucía del resto, todo lo contrario, a través de una Andalucía fuerte en lo social, cultural y económico, sería, será de importancia vital para un vecino Estado federal español y Europa, ya que cuanto más fuerte sea Andalucía, más fuerte será el Magreb, la Península y Europa en sí, al mismo tiempo que los acuerdos bilaterales con los países vecinos serán de importancia y beneficiosos para todos. Una Andalucía poderosa para beneficio de todos, en vez de cómo en estos momentos, una Andalucía insignificante para sí, y para toda su área de influencia en beneficio de intereses centralistas contrarios al pueblo andaluz.

En Andalucía ¿hay en estos momentos interés en el federalismo?

Es evidente que, a causa del intento de secuestrar el nacionalismo andaluz por parte del PSOE de Andalucía durante más de 40 años, y también hay que decirlo, de los errores cometidos por el Partido Andalucista, fueron adormeciendo la consciencia nacional en el pueblo andaluz, pero este nunca estuvo muerto. Una noche de verano en un recital flamenco, al final de una interpretación de la cantaora, saltó un ¡Viva Andalucía Libre! de entre el público; y es que, ese sentimiento nacional andaluz esta justo bajo la costra de españolismo que el PSOE-A ha puesto sobre la piel andaluza, pero a poco que rasques un poco sale con fuerza. 

Así que es difícil evaluar el nivel de federalismo o de independentismo andaluz. Lo que sí puedo afirmarle es que, a causa de los últimos acontecimientos políticos en España, y los resultados electorales, en los que todos los territorios tienen voz y voto en el centro de decisión política, como es el Congreso y el Senado, menos Andalucía a pesar de contar con 61 diputados, ha dolido en el pueblo andaluz, pues ha sido la muestra evidente que el voto a partidos españoles sólo perjudica a los Andaluces, para beneficiar a otros, y eso se ha entendido de forma clara y ha encendido la mecha de resurgimiento del nacionalismo andaluz, y su identidad nacional con verdadero orgullo. A veces tienen que ocurrir cosas para que los pueblos reaccionen. Y ese acontecimiento, esa chispa, acaba de saltar en el pueblo andaluz. Así que las cosas están cambiando muy rápido y ahora veremos el verdadero potencial del sentimiento nacional y por tanto federable.

¿Cómo están ustedes construyendo una opción federal desde Andalucía? ¿Cree que es posible?

Desde la base. Desde la pedagogía y la cultura. Nuestra historia y cultura como nación son tan poderosas de por sí que, con sólo, con sólo recordar a los andaluces y andaluzas lo que fuimos, lo que somos, tal y como dice nuestro himno “volver a ser lo que fuimos” para volver a serlo. Es recordar a un andaluz/a lo que somos, y sacar su orgullo andaluz. Pero no sólo con el esfuerzo pedagógico y cultural basta. Somos un partido político, y por tanto debemos ser útiles al pueblo.

Lo importante no es la independencia, sino el para que queremos la independencia. Eso es más que importante explicarlo. La independencia, la República debe ser, ante todo, útil al pueblo. Por ello creemos que el Partido Nacionalista Andaluz, Somos Andaluces, debe ser un instrumento político de utilidad pública que ofrezca respuestas viables y fiables a todos y cada uno de los problemas reales de los andaluces/as. Si el pueblo andaluz entiende y deposita su confianza en el PNA Somos Andaluces, porque somos capaces de explicar nuestras propuestas y comprueban su utilidad para su vida diaria, será más fácil convencerlos que el camino que propone el partido consigue mejorar sus vidas, es el más adecuado para continuar prosperando como pueblo desde la independencia, desde la Republica andaluza.

Pedagogía cultural e histórica para recuperar nuestra consciencia y utilidad política, esa son las tres potentes armas con las que, estoy seguro, cambiaremos el presente y futuro de Andalucía.

¿Tienen ustedes confianza en el pueblo andaluz para hacer un planteamiento tan atrevido?

Si de algo puede presumir el pueblo andaluz a través de su historia es de valentía. Los andaluces siempre hemos estado a la vanguardia de los cambios, siempre; sólo hay que recordar la historia para comprobar la valentía ante los cambios sociales, políticos y económicos que han nacido en Andalucía. Siempre hemos sido la vanguardia. Sólo desde la opresión del Estado español, han conseguido a partir de final del siglo XIX y XX ir desmantelando Andalucía en beneficio de otros, estos son datos más que verificables por cualquiera que se asome de forma seria a todo este proceso desvertebrador de las capacidades económicas y sociales de Andalucía. 

Andalucía languidece a la fuerza de la opresión y el colonialismo centralista en estado puro, no porque el pueblo andaluz dejara de ser valiente. Nuestras industrias desmanteladas, la población andaluza empobrecida y obligada a emigrar para escapar de la pobreza, esos son los verdaderos motivos de la sumisión obligada andaluza. 

Es por ello, que necesitamos la independencia de forma urgente. Debemos trabajar por la descolonización española y recuperar nuestra libertad de acción. Recuperar nuestra libertad y, desde la libertad, la valentía que necesitan las vanguardias para desarrollarse y prosperar. 

Si, la confianza en el pueblo andaluz es, de forma precisa, la energía que mueve el motor del PNA Somos Andaluces. Desde la certeza que somos la Nación más antigua de Europa, que cada vez que hemos conseguido ser libres e independientes hemos sido una Nación rica de hombres y mujeres ricos/as, al tiempo que tierra de acogida y prosperidad de todo aquel que llegaba a nuestras tierras y la adoptaba como suya. La confianza en que el pueblo andaluz, entenderá, está entendiendo que el problema andaluz no nace de Andalucía, sino de su estatus colonial y expolio por parte del centralismo, y que sólo desde la independencia lograremos volver a ser lo que fuimos, sea por Andalucía, los pueblos hermanos de Iberia y la humanidad. 

Si, sin duda la base de nuestro proyecto es la confianza total en nuestra gente.

¿Qué harán, si su proyecto no prosperara?

Si el proyecto fallara es que Andalucía habría dejado de existir, y eso es imposible, por lo que la pregunta que me plantea es imposible que se dé. Andalucía se está levantando y alcanzaremos nuestra independencia, nuestra República, la prosperidad y felicidad de todos los que viven en nuestra tierra.

Añadiría un final de fuerza, voluntad y esperanzador. Por ejemplo: “Pero incluso en el caso improbable de que eso ocurriera, seguiremos trabajando, recuperando la dignidad y la ilusión del pueblo andaluz, hasta conseguirlo. Seguiríamos para que nuestros descendientes, al menos, vean esa libertad tan necesaria para los andaluces.”

 

 

Comentaris
COMPARTEIX !