✅ Año 2045: La situación de Catalunya y una conversación con mi nieto sobre la indepedencia

Después de muchos siglos de lucha constante por conseguir la independencia de Catalunya las noticias en formato holograma aparecen por todos los rincones de la casa, a los periodistas virtuales les podemos cambiar el sexo, la voz y la apariencia, ahora la batalla del independentismo se centra en que los sistemas informáticos ditigidos por el estado español permitan que los presentadores virtuales puedan llevar la camiseta de la diada mientras dan las noticias, las batallas dialécticas por videoconferencia de los congresistas son en un tono casi bélico, ERC envía un batallón emoticonos de flores en el chat del congreso para presionar al presidente del gobierno español Manolo Pantoja para que de marcha atrás con el tema de las camisetas de los presentadores. Sus dirigentes han plantado cara al Gobierno español y han adverido que si el presidente no dice la palabra “Catalunya” al menos 2 veces en su intervención se negarán a apoyar los presupuestos 2045.

Por otro lado el ex grupo de JxCat ahora denominado Cridem Junts x Cat 4.0 sigue con algunos problemas internos de identidad y sin poder enviar un Digifax a los miembros de la antigua convergencia para que su autonomismo abandone el partido definitivamente, el grupúsculo convergente liderado por Jaume Bonvehí Pascal pide en un chat cifrado a sus fieles que se abstengan de hacer declaraciones para no demostrar su descontento con la posibilipdad de una DUI.

La CUP ha decidido en la última asamblea renovar todos los cargos semanalmente para garantizar una igualdad laboral a todos sus integrantes, también han solicitado a la renovada generalidad española en Cataluña (antiguamente Generalitat) que por decreto se obligue a todos los políticos a usar computadores biodegradables para sus intervenciones vía videoconferencia en el congreso, finalizados los 2 puntos del día se da por acabada la asamblea anual de los antisistema. Por otro lado Arran ha adquirido en el mercado negro drones grafiteros que pintan buses turísticos con los que pretende presionar al gobierno central para que deje de ser capitalista.

En medio de este conflicto en Catalunya siguen los titulares internacionales sobre la puesta en libertad de Junqueras y el “recibimiento multitudinario “en las redes sociales, el hashtag #FreeJunqueras llegó a ser Trending Topic 4 horas en Europa, los internautas se felicitaban entre ellos y la alegría era máxima, en las puertas de la cárcel, Oriol Junqueras era recibido por sus hijos recién egresados de la universidad, su mujer, 4 periodistas y algún curioso, unas 15 personas se dieron cita en ese histórico momento, un triunfo más para el independentismo.

Al ver esta noticia en todos los informativos, mi nieto Joan de 12 años me preguntó que si eso de la independencia era lo de las camisetas amarillas del cajón “de los trapos”, y respondía sí, aunque por dentro me había removido años de recuerdos y lucha, supongo que mi silencio le generó más curiosidad, y comenzó una batería de preguntas y respuestas que seguramente si pudiera volver el tiempo atrás, haría las cosas de otra manera.

Joan: Avi, que pasó con la Independencia?

Avi: Es un proceso hijo mío, cuando el estado español nos de el OK haremos un referéndum y demostraremos que somos más del 50%.

Joan: Pero no hicieron uno hace mucho?

Avi: Sí, lo hicimos, nos pegaron y luego lo cancelaron, y ahora estamos esperando que no permitan hacer uno.

Joan: Y qué hicieron cuando les pegaron? Se enojaron?

Avi: Si, salimos a la calle a protestar y encarcelaron a nuestros líderes, luego conseguimos cortar una carretera un día y muchos trendings Tópics de #LlibertatPresosPolítics.

Joan: Pero no fueron capaces de cortar una carretera ni una semana?

Avi: No, eso lo tenían que organizar unas asociaciones, las de las camisetas, pero no lo hicieron…

Joan: Y los políticos tampoco? Y porqué no se organizaron ustedes?

Avi: Va petit, que mañana tienes aula virtual a las 8, a descansar…

Javier Cots

Comentaris
COMPARTEIX !
Ofertas Depilación Láser