Press "Enter" to skip to content

☑️ La manada, el narcisista perverso y la fábula del escorpión

☑️ La manada, el narcisista perverso y la fábula del escorpión
4.1 (82.86%) 28 vots

Cuando un perverso ataca a su víctima intenta el descrédito y la culpabilidad. Si consigues que alguien se sienta culpable, automáticamente le desacreditas. Qué mejor que grabar en modo real como una jovencita practica sexo con un montón de machos ibéricos para mancillar a la víctima. Qué mejor además que declarar en el juicio multitud de mentiras vejatorias hacia la chica.

“Me iría con dos, con tres, con cinco o lo que me echen” declaró José Ángel Prenda, cabecilla de la manada. “No recuerdo si ella iba de la manita o agarrada de las muñecas fuerte”

La arrogancia de las declaraciones del Prenda al juez, con el fin de humillar un poco más a la chica que habían violado entre cinco, no sólo indica un gran narcisismo, sino también un alto grado de imbecilidad.

La víctima ideal es una persona con tendencia natural a culpabilizarse. ¿Existe alguien más inseguro que un chica de tan sólo dieciocho años de edad?. La Manada ya tenían dos de tres, la desacreditaban y ella se sentía culpable porque la iban a subir en un video.

¿Qué deseaban de esa chica esos cinco personajes narcisitas perversos? Vitalidad, transparencia, e inocencia, con grandes dosis de credulidad. Las víctimas nunca imaginan que el otro es destructor, insensible, sin afectos, alguien con desordenes sexuales y maldad, además, las víctimas advierten que están ante un embustero demasiado tarde, en el Juicio contra la Manada, prosiguió el Prenda: “Se besó con Antonio y le hice sexo oral… y me lo hizo a mi”, “había actos simultáneos de felaciones y penetraciones en más de una ocasión”.

Ni siendo una habitual y espatarrada estrella del porno se podría cumplir esa salvajada, y dice el Prenda que había consentimiento propio. Estos cabestros, durmiendo 15 años en Siberia recibirían un trato demasiado afable.

La perversión narcisista se manifiesta como una idea grandiosa del individuo, una megalomanía, con delirios de grandeza, ellos están por encima del bien y del mal, (véase al tipo de la manada sonriendo a cámara después de ser atrapado), esos pervertidos tienen fantasías de éxito ilimitado y de poder, dos de ellos pertenecen a los militares y a la guardia Civil. Se consideran especiales y únicos, y tienen una necesidad excesiva de ser admirados, lean el texto que publicaron para conseguir la adoración de sus feligreses:

“Follándonos los 5 a una. Puto desfase del Atlético de Madrid era, jaja”

El llamado Prenda es perteneciente a Los Biris, un grupo ultra del Sevilla.

Aclararé que no soy psicóloga, pero que la perversión narcisista me encaja aquí como un guante ideal. Estos individuos piensan que se les debe todo, por ello explotan a sus congéneres en las relaciones interpersonales, dando por hecho que los demás son estúpidos.

(Declaraciones del Prenda)

“No, no, no, ella estaba agachada, pero yo le hice sexo oral y después empezamos a tocarnos y ella a hacernos sexo oral y nosotros también”

Carece de empatía, siente envidia por los demás y por sus actitudes y actúa con comportamientos arrogantes. Declaró ante el juez que era normal que cogiesen a la chica:

“Comprendo que le agarren la cabeza, no debe sentirse incómoda” (el Prenda)

El Prenda afirmó también que cuando Antonio sacó el móvil y comenzó a grabar no le pareció raro. “Grabar con relaciones sexuales era la primera vez o la segunda”, afirmó. Los bastardos de la manada tenían un patrón de conducta y todo. Madre mía, ¿de verdad sólo 15 años?

Según el Prenda:

“Sí, todos hacíamos lo que queríamos y ella participaba al 100%”, además, a la pregunta: ¿La agarraron por el brazo y la metieron dentro del portal? Respondió: “Eso nunca tuvo lugar” y por último: “No recuerdo si buscábamos un hotel o buscábamos calles oscuras, pero mi objetivo es que entrásemos todos en el portal para tener un sitio íntimo”

Insisto, 15 años serán un suspiro. Y merecen un fuerte ataque de tuberculosis.

Cuando una persona transparente, su víctima de 18 años, se abre a esos desconfiados perversos, ellos toman el poder. Siempre la persona transparente piensa que es capaz de cambiar al perverso. Y siempre acaba en humillación, violación o asesinato. Es el género humano atacado por la patología narcisista, no pueden evitar sentir una gran envidia hacia aquellos que disfrutan de sus vidas, aquellos que parecen poseer algo que ellos no tienen. Es la fábula de la rana y del escorpión, está en nuestra naturaleza, pero en este caso la rana era una chica de 18 años y los escorpiones 5 bestias con narcisismo perverso que la violaron para regocijo de morbosos tan culpables como ellos, desgraciados que lo miraban en el móvil convirtiéndose en cómplices por envidia. Porque muchos harían lo mismo si pudiesen, ésta es la extrema gravedad de lo sucedido.

EITHER MARK

Comentaris
COMPARTEIX !
  • 77
    Shares
Mission News Theme by Compete Themes.
✅ RECLAMAR GASTOS HIPOTECA ✅Ofertas Depilación Láser