Press "Enter" to skip to content

đź“ť Los escraches a los polĂ­ticos españoles y la norma de las tres “A” | Diari CatalĂ  Digital

đź“ť Los escraches a los polĂ­ticos españoles y la norma de las tres “A” | Diari CatalĂ  Digital
3.5 (69.68%) 31 vots

Either Mark

La norma de las tres “A”: “Acusarla, acosarla y avergonzarla”

« Triste época la nuestra, es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio » Albert Einstein

Un texto de Alejandro Gamero me ha orientado sobre esta última moda que está serpenteando cerca de los políticos y que tantas alergias está causando entre adversarios de colores distintos. Se titula “El primer escrache de la historia”, esto es, “reprochar con malos modos”, ”hacer burla” o “injurias” y en definitiva, hacerle saber a cualquiera de los poderosos que nos dirigen que no estamos de acuerdo con su gestión, y que deben escuchar al pueblo. No es un método nuevo. Tiene tres milenios.

En el antiguo Egipto se montó el primer escrache y la primera huelga. Fue alrededor del 1165 a.C. esulta que era obligación del faraón pagar con alimentos, ropa y calzado a los trabajadores de la Necrópolis. Y sucedió que, los más poderosos de entonces, no muy distintos a los de ahora, solían ser avariciosos, asalta-caminos y algo bandidos, así que los salarios que debían llegar a los trabajadores de las necrópolis desde Tebas fueron interceptados por un gobernador corrupto durante el reinado de Ramsés III, En los papiros no figura ningún afiliado al PP, Je.

Fue lo de siempre, una desviación de fondos a bolsillos indebidos. Me quedo pasmada ante ese acto acontecido de hace más de tres mil años tan coincidente con nuestra corrupta actualidad.

Los obreros arrojaron las herramientas al suelo, se declararon en huelga y montaron el primer escrache delante del templo de Tutmosis III en Medinet Habu al grito de “Tenemos hambre”, y sus demandas fueron parcialmente atendidas, puede que por lo novedoso del hecho, o puede que por que el faraón agarró unos retortijones bien gordos al ver a su pueblo gritando tenemos hambre en lugar de morirse en silencio, que es lo que hacen los buenos esclavos.

El escrache empezó a denominarse como tal en el 1995 en Argentina, la agrupación de derechos humanos HIJO denunciaba con escarmios la impunidad de los genocidas liberados por Carlos Menem. Su lema,“Si no hay justicia, hay escrache”, en Chile fueron llamados Funa y en Perú « El roche ». En España comenzó a usarse el término escrache en el 2013 para referirse a las protestas de acción directa de la PAH.

Begoña Villacís, una embarazada con vivienda propia supongo, ha sido víctima de un escrache y enseguida ha saltado el botón rojo del ataque nuclear en toda la prensa.

Bueno, la cosa va así, hay 100 desahucios al día por no pagar la hipoteca o el alquiler. 35.666 famílias (una ciudad) de hombres y mujeres, niños y niñas, embarazadas y sus respectivos embarazados, recién nacidos y ancianos, dependientes que van a diálisis y otros que tristemente sólo van sobre ruedas….

La cosa va de desigualdad, de pobreza, de injusticia y del trato vejatorio a las clases más débiles, ya sea efecto de dirigentes apáticos e insensibles, o de políticos egoístas, clasistas, racistas, machistas, narcisistas y todos los “istas” que os vengan en gana, ya sea de una sociedad de consumo hambrienta que fagocita seres vivos como si no hubiese un mañana.

Esto no va sólo de desahuciar gatitos y perritos o algún pájaro que otro, por favor no literalicéis que no es mi estilo. Se trata de derechos humanos inalienables. El de reunión, el de manifestación, la libertad de expresión, el derecho de autodeterminación, derecho a una vivienda, a una muerte digna, a un trabajo digno, y por hacer una lista finita, leamos la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Se trata del derecho a una solución justa para un problema injusto.

Porque hay demasiadas personas con las que los gigantes económicos hubiesen podido pactar una solución, pero casi nunca se pacta nada. Y las personas se quedan en la puñetera calle. La gente recibe un portazo en las narices, demasiadas veces.

En datos porcentuales, el 78% de las personas admiten el escrache que consistiría en que los “activistas escracheros” se dirijan al domicilio de alguien, que por acción u omisión ha permitido la violación de los derechos humanos y una vez allí empezar a usar las tres Aes con esa persona,

“Acusarla, Acosarla, y Avergonzarla”, se usan medios artísticos como las pintadas, los cánticos interrumpidos por gritos y a veces se insulta, Hay activistas que construyen rimas graciosas en bonitos carteles reivindicativos.

Estas tres Aes pueden constituir libertad de expresión y manifestación o se pueden tornar delictivas, depende del nivel de perturbaciones al que se llegue con la protesta. Molestar poquito está permitido, o sea, no causar daño a materiales urbanos, no formar barricadas, no lanzar objetos a las fuerzas de seguridad, no golpear la puerta del domicilio…

Y por último os contaré el escrache más emocionante de mi vida. Tenía 10 años, una inmobiliaria en connivencia con el ayuntamiento había decidido construir 170 colmenas para seres humanos en el parque del barrio donde jugábamos. La noche anterior pernocté con las compañeras de mi clase en tiendas de campaña, de madrugada estábamos sentadas en el suelo, con pancartas que rezaban “Volem un parc” y nuestros padres gritaban lemas ecológicos a favor.

Las más pequeñas del pueblo le hicimos un escrache a las excavadoras que fueron elegantes y no nos convirtieron en puré. Sentadas en fila india, con las manos en alto, fuimos auténticas murallas humanas, el abuelo más anciano del lugar colocó un monolito de una piedra muy apreciada y la plaza recibió el nombre de Plaça de la llibertat.

A veces los escraches no hay que hacerlos a personas, pensemos que “Sólo hay una raza, la raza humana”. Y admitamos que aunque algunos se crean divinos o superiores son tan mortales que dan náuseas, en conclusión, acusarla, acosarla y avergonzarla, sí, siempre, pero a la excavadora.

INVERTIR FOREX CATALUNYA âś… | âś… RECLAMAR GASTOS HIPOTECA âś…

Comentaris
COMPARTEIX !
  • 56
    Shares
Mission News Theme by Compete Themes.
Ofertas Depilación Láser