Press "Enter" to skip to content

✅ [Juicio del Procés] Contundente informe de un observador internacional en un Digital alemán | Català Digital

✅ [Juicio del Procés] Contundente informe de un observador internacional en un Digital alemán | Català Digital
4.6 (92.63%) 19 vots

El Digital alemán NachDenkSeiten ha publicado un contundente informe sobre el “Procés Català” realizado por el observador internacional Eckart Leiser, el informe también hace énfasis en las “trampas” de fiscalía a la hora de interrogar a los acusados.

Texto íntegro del artículo Traduccion Xavier Domènech

España: impresiones de un observador de procesos. Por Eckart Leiser.

Eckart Leiser (06. April 2019) NachDenkSeiten
@NachDenkSeiten NachDenkSeiten.de
El juicio contra los “independentistas catalanes” empezó en Madrid el 11 de febrero de 2019. El interrogatorio de Oriol Junqueras (que ya fue descrito por Eckart Leiser) tuvo lugar el 14 de febrero, el de Jordi Cuixart el 26 de febrero y el de el Mayor Trapero el 14 de marzo. El juicio puede prolongarse hasta finales de mayo, ya que están citados centenares de testigos. El profesor Leiser describe para NachDenkSeiten sus impresiones sobre este juicio, que ha ido desapareciendo progresivamente en los medios de comunicación alemanes hasta tal punto que uno podría pensar que este desafortunado acontecimiento no existe. (Albrecht Müller).


Impresiones de un observador del proceso.


Después de un mes, el observador siente una permanente “disonancia cognitiva” entre las declaraciones claras y coherentes de los acusados y el hecho de que todos ellos hayan permanecido encarcelados durante tanto tiempo, algunos de ellos durante más de 500 días. No es posible comprender que clase de peligros y riesgos, aparte de su aparición pública, podría comportar su liberación. Un primer ejemplo es Oriol Junqueras: fue el único acusado que rechazó cualquier interrogatorio, tanto el de la Fiscalía, el de la Abogacía del Estado, y el de la acusación popular, representada por el partido de extrema derecha VOX. Sólo respondió a las preguntas de su abogado defensor. Su dignidad, basada en un compromiso absoluto con la no violencia, contrasta con las miradas amenazantes de jueces y fiscales, que parecen considerar este trámite procesal como la sofisticada puesta en escena de un astuto enemigo del Estado que intenta ocultar el mal con su silencio.


Otro ejemplo es el de Jordi Cuixart, Presidente de la asociación cívica Òmnium Cultural. Desde la manifestación del 20 de septiembre de 2017, Cuixart ha sido descrito en algunos medios de comunicación como un peligroso agitador, fui el primero en sorprenderme con su aparición, uno se espera una especie de militante “Black Block” y tiene delante de sí a un hombre responsable y muy culto de unos cuarenta años, propietario de una empresa de tecnología de envasado. Impresiona la claridad y seguridad con la que se enfrenta a un fiscal que intenta durante horas – en vano – a que caiga en sus trampas.

Estas trampas son tan reiteradas y agotadoras que el propio Juez Marchena interrumpe sus preguntas varias veces. La declaración de Cuixart no se centra en la cuestión de la independencia de Catalunya, sino en la vulneración del derecho a la autodeterminación de los catalanes, un derecho que ya fue pisoteado por el Tribunal Constitucional español en 2010, cuando declaró inconstitucional el nuevo Estatuto de Autonomía de Catalunya, que había sido negociado previamente con el Gobierno central y que había sido ratificado en referéndum por el 74% de los votantes. Este hecho marcó un punto de inflexión en la historia de Catalunya. Una nueva puñalada en el corazón de los catalanes fueron los acontecimientos del 20 de septiembre de 2017, cuando…nadie sabe exactemente el por qué, 40 altos cargos políticos catalanes fueron detenidos para ser interrogados, 14 de ellos quedaron bajo custodia policial y se produjeron registros en cientos de oficinas y domicilios particulares, todo ello a fin de evitar el referéndum del 1 de octubre de 2017.


Durante el interrogatorio de Cuixart puede percibirse un abismo entre su concepción de los derechos fundamentales y la del fiscal. Cuixart intenta explicar una y otra vez la diferencia entre “legal” y “legítimo”, especialmente el derecho de los movimientos no violentos a luchar por la modificación de las leyes mediante la desobediencia civil. Cita a Gandhi y Martin Luther King como ejemplos. Por su parte, el fiscal, pregunta reiteradamente si la manifestación frente al edificio de la Conselleria de Economia y Finanzas de la Generalitat estaba autorizada. En España, la Constitución dispone que las manifestaciones deben ser “comunicadas”, pero no requieren “aprobación”, un hecho que parece estar más allá de su comprensión democrática. Está empeñado en demostrar la ilegalidad de manifestaciones espontáneas sin un líder o un cabecilla.


El interrogatorio llega a un punto crítico cuando le pregunta si la comitiva judicial que llevaba a cabo el registro, fue retenida por las masas para que no pudieran salir del edificio. Las imágenes de video muestran con nitidez que Cuixart y su compañero Jordi Sánchez, Presidente de la asociación civil ANC, con la ayuda de voluntarios, mantuvieron un pasillo de hasta 3 metros de anchura para conseguir que los funcionarios judiciales pudieran tener paso libre, pero el fiscal no cede en su acusación de coacción y retención. Intenta justificar sus argumentos y traslada el interrogatorio al “comportamiento violento” de los manifestantes contra la policía. Posteriormente, el testimonio de los Mossos d’Esquadra demostró que “los excesos violentos” consistieron en arrojar algunas botellas de plástico llenas de agua a la policía.

En resumen: las pruebas recogidas y las constantes manipulaciones no pueden derribar la imagen de un Jordi Cuixart comprometido con la no-violencia. Al final del interrogatorio, la defensa desmonta una manipulación particularmente escandalosa. La Fiscalía ha omitido las imágenes de video que demuestran como Jordi Cuixart – con un megáfono en la mano y sobre el techo de un coche de la policía – insta a los manifestantes a no utilizar la violencia y a aislar a los provocadores infiltrados. Cuando acaba el interrogatoria no puedes evitar formularte una pregunta: ¿Cómo es posible que este hombre haya estado encarcelado durante más de 500 días?. Por último, hay que referirse al interrogatorio del Mayor Josep Lluis Trapero, máximo responsable de los Mossos d’Esquadra (La Policía catalana), depuesto de su cargo y acusado ante la Audiencia Nacional de sedición y pertenencia a “organización criminal”. Tal y como él mismo declaró durante su interrogatorio – e incluso ha sido reconocido por medios de comunicación “unionistas” como el periódico “El País” – en todo momento respetó la legalidad vigente y cumplió las órdenes de jueces y fiscales. Incluso – según él mismo reconoció – había preparado la detención de Carles Puigdemont y el resto del Gobierno catalán, para tenerlo todo dispuesto en caso que hubiese llegado esta orden. Este interrogatorio permitió revelar que la degeneración de la democracia y el Estado de Derecho en España es perfectamente visible incluso en un proceso judicial. La primera parte, el interrogatorio de Javier Ortega Smith, representante de la “acusación particular”, interpuesta por el partido de extrema derecha VOX, debe ser omitida.

La voz y el rostro de este individuo, ya de por sí son insoportables. En la segunda parte, durante el interrogatorio por parte del fiscal, Trapero se ve en la necesidad de recordarle varias veces que las manifestaciones – tal como dispone la Constitución – no necesitan autorización. Son también muy interesantes los comentarios detallados de Trapero sobre los preparativos del Poder Judicial y Policial para evitar el referéndum del 1 de Octubre de 2017, un acción imposible sin una estrecha cooperación y colaboración entre Mossos d’Esquadra, Guardia Civil y Policía Nacional. Cuando Trapero recibió la orden del Poder Judicial de formar un cordón policial de al menos 100 metros de radio en todos los posibles centros electorales, inmediatamente se hizo evidente que los 40.000 policías necesarios para llevar a cabo esta tarea superaban con creces todos los recursos de los Mossos d’Esquadra.

La razón de esta absurda orden fue, como pronto se supo, la subestimación de la movilización ciudadana durante el referéndum prohibido: más de dos millones de catalanes acudieron a los centros electorales. La posibilidad de hacer frente a esta movilización habría requerido de un control moderado por parte de un número limitado de policías y la minimización del uso de la fuerza a través de las unidades de mediación de la Policía catalana. El Gobierno de Madrid y, en concreto, el Ministro del Interior, Zoido (cuya declaración como testigo en el juicio fue, sin duda, la más miserable hasta la fecha) habían caído en la trampa de su propia propagando: el referéndum no se celebraría. A partir de ese momento, la Guardia Civil y la Policía Nacional interrumpieron sus contactos con los Mossos d’Esquadra y recurrieron a lo que mejor saben hacer: emplear la fuerza bruta utilizando todos los medios a su alcance.

Como la realidad, más de dos millones de catalanes dispuestos a jugarse el físico por su derecho al voto, siguió siendo negada, los “culpables”, los “traidores”, los “cabecillas” los “agitadores sin escrúpulos” tuvieron que ser encarcelados. Y ahora están siendo juzgados en Madrid. La cuestión es si les van a salir las cuentas en vistas de las desoladoras pruebas que están aportando.

✅ RECLAMAR GASTOS HIPOTECA ✅

Comentaris
COMPARTEIX !
  • 317
    Shares
Mission News Theme by Compete Themes.
Ofertas Depilación Láser