Cataladigital.cat AMP Press "Enter" to skip to content

Huelga de hambre, hambre de República Catalana

Comparteix
159Shares

Mientras las moscas devoran a las fuerzas soberanistas catalanas endulzadas con elecciones y negociaciones de lo innegociable, sumidas en polemizar entre ellas, con ellas, en la intimidad de ellas, todo transcurre sin ellas.

La Sociedad Civil, OMNIUM, ANC, CADCI, todos los que ya son República y viven en República se alejan de la insolvencia intelectual y política de quienes en una especie de alucinación etílica creen que la Independencia se negocia sin Independencia.

Hay dos líneas del tiempo, dos relatos paralelos, dos historias inconexas y unos presos políticos, que supongo, observan con desazón como poco a poco se dispersa la unidad de las fuerzas políticas soberanistas, que alejan y disipan el horizonte de la Independencia, estirando las páginas de la novela, recordando ese “Continuará” tan irritante. El otro relato, el de “los más” marcha en otra línea del tiempo.

Y es que entre tanto los ciudadanos de Cataluña han visto proclamar la República Catalana, su suspensión, el Presidente en el exilio, el Vicepresidente en la Cárcel, los Presidente de ANC y OMNIUM también, con ellos el resto de los patriotas catalanes que sufren prisión o exilio, frente a lo anterior una batalla silenciosa de fuerzas políticas soberanistas por dominar el corral que España les concede para administrar su país.

Sé que hay voces que critican las movilizaciones de estos días y probablemente tendrían razón si no fuera porque algunos de los que se quejan y lo explican con números certeros y argumentos sobrados, olvidan que ellos contribuyen a normalizar la anomalía, a que el trabajador, el funcionario, el bombero o el médico piensen que todo se queda como está, que la República quedó entre paréntesis, que los partidos negocian algo que seguro no va a ser República, que los que gobiernan se limitan a hacerlo en el marco jurídico y político español.No se pueden pedir actos de fe cuando tus actos muestran que no la tienes.

No se puede decir que la solución es República, la soberanía en lo económico y lo fiscal, que lo es y al mismo tiempo preparar unas elecciones españolas, debatir en el congreso unos presupuestos españoles, participar en la elaboración de leyes y decretos españoles que tienen proyección sobre el futuro con la convicción del que se queda, del que parece pensar que seguirá ahí, en ese estado llamado España. No se pude ser Campuzano y creer en la República.

No se pude transmitir confianza en la República y participar en unas europeas bajo bandera española, divididos y maltrechos, buscando alianzas aquí y allá para sumar, cuando lo que se espera de ellos es que sumen y multipliquen en Cataluña, que muestren al mundo una sola voluntad de ser Estado.

Las vacilaciones, las dudas, las ambigüedades desorientan, desaniman a los comunes que somos casi todos y aunque durante algún tiempo algunos creyeron que saldría una paloma de la chistera, no hay paloma, hay República, no hay mágicas soluciones, hay República, no hay negociación, hay República.

El independentismo piensa en República, vive en República y tiene hambre de República. También sufren de hambre física y de Republica Jordi Sánchez y Jordi Turrull, huelga de hambre que hay que apoyar hasta desfallecer, pero apoyarlos es República y no ser el portador por delegación de las llaves de sus mazmorras.

Como bien transmitió Elisenda Paluzie en una entrevista:

“Si los presos están aquí y hacemos efectiva la República, tenemos la llave para abrir las cerraduras. La forma más efectiva es, cuando lo haces, hacerlo todo al mismo tiempo”

Chema Hernández Aguiar Independentista Canario

Comentaris
Comparteix
159Shares
Segueix-nos!

Noticies relacionades

159Shares