Cataladigital.cat AMP Press "Enter" to skip to content

La ética y la política: A veces ser consecuente con tus principios te hace hacer cosas que no son buenas para ti.

Comparteix
52Shares

El movimiento independentista catalán está ligado a unos principios éticos a los que no renuncia ni aun cuando ello les perjudica, dando así un ejemplo a todo el mundo de lo que debería ser la política.
Como cuando Clara Campoamor culminó en 1933 su lucha por dar el voto a las mujeres en España, aun sabiendo que la inmensa mayoría de ellas, en campos y ciudades, votarían a un gobierno de derechas. Y así fue. La izquierda, dudando entre la fidelidad a sus principios y el interés político inmediato, aprobó el voto femenino, con lo cual ganó un gobierno que no estaba muy entusiasmado con los derechos de las mujeres, pero… ya se sabe que la derecha es así… Si conviene a mis intereses, mis principios no importan. Es una de las grandes diferenciaciones entre ambos bloques de vida y comportamiento.

Los independentistas crecieron de manera evidente a partir de los gobiernos poco inteligentes, corruptos y cerrilmente anticatalanes del partido popular. La soberbia de sus emisarios, mintiendo con absoluto desprecio por la capacidad de razonar de la gente, fue una de las causas directas de la entrada en el independentismo de muchos, antes neutrales, pero que inmediatamente se definieron con el “No sabemos hacia dónde vamos pero sabemos de dónde nos vamos”. El pueblo catalán no quiere ser así. Ya lo dice su himno, en el que no se ve nacionalismo ni supremacismo por ningún lado, sino una lucha contra algo muy desagradable y humillante que no te permite SER: “…endarrera aquesta gent tan ufana i tan superba” (¡Atrás esta gente tan ufana y tan soberbia!)

Sin embargo, ante la proposición de los socialistas de hacer ¡por fin! una moción de censura en el Congreso para expulsar del poder al gobierno más corrupto y soberbio de Europa, no podía contar con otra cosa que con el voto positivo de los independentistas republicanos, que se alejaban así del “cuanto peor, mejor” que tanto les convenía.
Ahora, la situación es más difícil para ellos, en cierto sentido. En el mundo, la opinión será que “ya hay otro gobierno”, que ha “ofrecido al menos hablar”, y que “es más de izquierdas”. Y, al menos de momento, el gobierno de Pedro Sánchez parece intentar responder a esa imagen.

Sabíamos que –como idea de fondo y seguramente indicada por los poderes europeos, abochornados por la estupidez bestial del fascismo español encarnado en el eje PP-CIUdadanos con misteriosos apoyos de algunos grupos comunistas- ahora vendría una época de maquillaje más o menos serio, medidas pour la galerie y un intento de reencauzar la situación de Catalunya, como no podía ser de otra manera. Esto hará perder al Republicanismo muchísimo apoyo internacional, a menos que el gobierno del PSOE se coloque en la misma posición de intolerancia que el anterior, cosa que no creo. Pero el independentismo ha votado contra su “interés” y a favor de su conciencia.

Lo mismo sucede cuando los presos, aun sabiendo que se enfrentan a penas de hasta 30 años de prisión en un juicio que está ya juzgado (ver comentarios de los jueces en sus chats), dicen: “Nuestra situación no es lo prioritario” (Jordi Cuixart), o sea que en las negociaciones no se renuncie a nada para que ellos salgan en libertad. Es más importante el bien general que el anhelo de ver a sus hijos y sentirse libres. Postura éticamente magnífica y digna de ser difundida para enseñanza moral de las generaciones que solo ven en los media las trampas, mentiras, latrocinios de los políticos y concluyen con la famosa “son todos iguales”.

En Catalunya se ve, se palpa y se comprueba que no son todos iguales.

Alfred Bosch, hombre interesado en todo y viajero por esencia, se ha pasado todo el verano en Barcelona, trabajando para su candidatura a la Alcaldía. Lleva dos años de hacer calle, hacer de guía turístico para grupos de personas en todos y cada uno de los barrios de Barcelona, estar presente en actos, fiestas populares, calçotadas, reuniones, actos, etc. Ahora ERC le propone dar un paso al lado para dejar paso a una figura que creen tendrá más peso político, como Ernest Maragall, y con toda la elegancia y altura del mundo, lo hace, diciendo que lo da con dolor pero con admiración por quien lo reemplazará. Altura ética.

Y el PSOE: si lo miramos desde su punto de vista, evidentemente unionista y de partido “de gobierno”, harán bien las cosas, cumpliendo la función que históricamente han cumplido los partidos que conservan el nombre de socialistas aunque ya no lo sean: el “poli” bueno. Propondrán diálogos de maquillaje, harán una campaña inteligente a nivel internacional, diciendo que “ahora les estamos proponiendo diálogo”, y el golpe de gracia sería que dejaran los presos en libertad y permitieran volver a los exiliados. Reconducirían el conflicto a lo político y se acabaría la sensación de justos reivindicadores de los republicanos catalanes. Seguirán dejando la Corona de lado.
En ese caso, me queda claro que tendremos autonomía por varios lustros más.

Pero, es el camino que el independentismo catalán se ha trazado. La independencia por métodos pacíficos. Democráticamente. Votando.

Es evidente que el PSOE no puede ahora acceder a realizar un referéndum de independencia, hasta que no esté seguro de que lo ganará. Y para ello ha de ofrecer mendrugos al independentismo que, si este acepta, lo ablandará de cara a sus fieles y si no lo acepta, generará rechazo a los dudosos, que volverán a su posición anterior… (“Ahora estamos mejor”, “Ya se fueron los del PP”, etc)

Me temo que el independentismo se ha cavado su propia fosa. Pero es consecuente con su pensamiento y no pasará mucho tiempo hasta que el gobierno del PSOE, cediendo a fuerzas peninsulares, vaya pasando al encono hacia Catalunya. Pero habrán pasado años…

Lo siento por los que sintieron ya tan cerca la República Catalana, en algunos momentos del año pasado. Yo fui uno de ellos. Tras el “poli malo”, ahora nos ponen al “poli bueno” que nos guiará al cadalso con una sonrisa, palmaditas y gestos de comprensión.

VISIONES DE UN “ARGENTALÁN” Sergio Dantí Mira – Octubre – 2018

Comentaris
Comparteix
52Shares
Segueix-nos!

Noticies relacionades

52Shares