Cataladigital.cat AMP Press "Enter" to skip to content

No hay suficientes taxis en España para tanta extrema derecha

Comparteix
167Shares

No es nuevo que desde hace varios años y en particular desde que se agravaron la crisis de la democracia participativa, el malestar social y la desconfianza hacia la UE, casi todas las elecciones en los Estados de la UE se traducen en una fuerte subida de la extrema derecha.

Normalmente, estos partidos políticos no demoran mucho en llegar al poder, ya que en las élites de Europa hay mucho interesado en mantener viva la política anti-inmigración, mantener a salvo las grandes fortunas (muy propio de la derecha) y enterrar toda seña identitaria para no dividir aún más el ” pastel europeo”.

El principal objetivo en el mensaje de los partidos de extrema derecha es encontrar una amenaza para el grupo mayoritario al que se dirige el discurso, que en la mayoría de los casos es la totalidad del censo, luego de emitir el mensaje y presentar el “enemigo” en sociedad comienzan las acusaciones hacia sus adversarios políticos exigiendo “mano dura” con el supuesto enemigo, de esta manera se crea un sentimiento de “proteccionismo” entre el votante de derechas y su nuevo lider, este proteccionismo tiende a llenar un vacío existente en la necesidad de las personas de encontrar un culpable para todo aquello negativo que les sucede en su vida, con estos elementos y sumando alguna crisis económica (como la reciente) tenemos todos los elementos necesarios para el resurgimiento de la extrema derecha.

Históricamente los votantes de derecha han sido y son grupos minoritarios con los que se puede establecer rápidamente una distinción entre “nosotros” o ” nuestro” y “ellos”, en lo visual y en lo identitario, en este proceso de diferenciación, la inmigración es, normalmente, la primera en convertirse en ese “enemigo” para los partidos de la extrema derecha.

Los dirigentes de extrema derecha se manifiestan con argumentos fáciles y muy simplistas, “vienen a quitarnos el trabajo” o el “se llevan todas las ayudas sociales” etc, de esta manera llegan con rapidez en las clases trabajadoras y medias de cualquier país.

Así logran que la inmigración, sea “marcada negativamente” por esa parte de la población a la cual ellos quieren llegar, reflejando unos argumentos poco o nada elaborados pero muy fáciles de asimilar y de apoyar si la situación personal es complicada, como ocurre durante las crisis económicas. Si al mensaje le añadimos de una forma “maquillada” distinciones de tipo racista o etnocentrista, el problema está servido.De esta manera refuerzan el sentimiento de absolutismo racial y generan la “necesidad” de una nación “pura”.

La inmigración no es el único ni el último recurso de los partidos e ideologías de extrema derecha. Es fácil usarlos como enemigos porque en todos los paises europeos existe un porcentaje importante de inmigración y por ende la inmigración es un recurso que siempre estará a mano para usarlo según conveniencia.

Pero la lista de “enemigos potenciales de la nación” también puede ser extendida a otros grupos, en el tema identitario cabe destacar que “el viejo continente” históricamente siempre ha sido muy cambiante en cuanto a reinos, ocupaciones, invasiones, y guerras centenarias por conquistar o defender territorio, a causa de esta historia milenaria existe un abanico de posibilidades en cuanto a quién es dueño de un territorio dependiendo de la época de la historia a la cual hagamos referencia, hay grandes posibilidades de que cada país de la UE a lo largo de su historia haya sido víctima de una invasión o por lo contrario haya invadido alguna región.

Por este motivo (entre otros) es que en muchos acuerdos de la UE el derecho a la autodeterminación está siempre presente, y esto alimenta el discurso del “sentimiento nacionalista” (que también refuerza la xenofobia), proteccionista y anti Unión Europea (UE) de los partidos de extrema derecha.

El mensaje de la extrema derecha, aunque parezca nuevo es milenario, tiene las siguientes características, explota los miedos, agrupa algunos rechazos, resucita odios y promete soluciones fáciles a todos estos “problemas”.

En este momento en donde la supuesta “herida nacional española” radica en la independencia catalana, la clave es el patriotismo absolutista y extremo. Este mensaje es con el que alimentan las esperanzas de los españoles los partidos de derecha y ultra derecha en España. En este último tiempo, los mensajes públicos con los que se expresan los políticos del PP, Cs y Vox la derecha española han sido absorbidos por una necesidad de ganar votos como sea, presentando al independentismo catalán como el “enemigo” más cruel de la identidad española, y este mensaje nacionalista los ha obligado a adoptar un discurso más propio de la extrema derecha.

La idea de estos partidos es hacer mirar a los españoles con los ojos de quien ha sufrido y sufre una ofensa imperdonable y desde este punto de partida alimentar la ilusión de una supuesta “España unida y próspera”, con un patriotismo renovado y de un orgullo sin límites ni complejos, y es aquí en donde comienzan los problemas, porque la izquierda recibe indirectamente la responsabilidad de luchar contra un mensaje que en teoría defiende la identidad de un país, aunque todo el discurso sea una farsa, y ante esta indefensión discursiva de la izquierda nace el oportunismo en la derecha, nuevos partidos y peleas constantes por la dirección de los mismos, pero la derecha ya montó el mensaje en la cabeza de sus votantes y dificilmente se pueda convencer de lo contrario, ya que desde su punto de vista está, defendiendo a su nación de un terrible enemigo (aunque sea inexistente).

Sólo hay que escuchar cualquier mensaje de estos partidos y analizarlos un poco para entender como se manejan, la política del miedo es efectiva cuando la gente por un motivo u otro no está feliz con lo que la rodea, y ante este “enemigo” hay que plantear soluciones, que en el conflicto catalán eso se traduce a responder con “dureza” y demostrarles el amor por “España”, si es necesario con un discurso pseubélico, para que el votante crea que la situación es realmente es muy grave, y de esta manera generar una dependencia más grande del pueblo con la ideología del partido de derecha, si a todo esto le sumamos la pasividad existente contra los delitos de odio, fomentar en exceso el uso de la bandera española, y no por orgullo nacional (que sería lo lógico) sino más bien para contrarrestar el “efecto estelada”, o el hecho de afirmar públicamente que si una decisión judicial de otro país no favorable a los deseos de la extrema derecha equivale a que están en contra de España, es generar un pensamiento único, una idea de “Nosotros contra el mundo”, con todas estas “técnicas” se aseguran el crecimiento de un “patriotismo natural”, propio de los militares pero no de un pueblo, y es en ese momento cuando los votantes más cercanos a la extrema derecha se convierten en “soldados” de su partido, soldados que para “defender su patria” piensan que “atacar al enemigo” es un acto heroico, y aunque suene incomprensible, que lo es, en sus cabezas piensan y creen realmente que hacen lo correcto, que el enemigo es el que piensa diferente y que la amenaza es real.

Cómo se genera esta estructura mental en el individuo?

Palabras de Pablo Casado:

“Reforzar el Código Penal “contra el secesionismo.”

Palabras de Albert Rivera.

Prohibir los partidos Nacionalistas.

Afirmaiones de VOX:

Prohibir las autonomías

Hay infinidad de mensajes de este tipo en todas las formaciones de derecha, “Cataluña no nos quiere”, “Cataluña nos desprecia”, “Cataluña nos humilla”, y así mil más, pero ya las hemos escuchado mil veces.

La competencia va a ser DURA en la extrema derecha y la izquierda deberá replantearse por completo, el PSOE es el que lo tiene más complicado para abandonar ese lugar centrista en el cual está ahora, Podemos deberá organizarse mejor y ampliar sus bases, y nosotros los catalanes, deberemos ir a la peluquería para estar guapos en la foto del nuevo DNI Catalán!!!!!

Oriol Cots

Comentaris
Comparteix
167Shares
Segueix-nos!

Noticies relacionades

167Shares