Cataladigital.cat AMP Press "Enter" to skip to content

La Carta d’una víctima de ‘bullying’ que fa furor a Internet

Comparteix
0Shares

El post del periodista Javier Cid dirigit als seus ex agressors del col·legi s’ha convertit en un dels referents contra l’homofòbia a les xarxes socials.

Es va allunyar dels assetjadors després de deixar el col·legi fa 25 anys, però ara ells li han afegit en un grup de WhatsApp amb la intenció d’organitzar un retrobament.

“S’està promovent una trobada per celebrar el feliços que eren fa un quart de segle, quan no tenien més “Runrun” adolescent de jugar a futbol i destrossar la vida”, deia Javier a Facebook.

“Jo, que tinc poc que festejar d’aquells anys terribles, guardo silenci. Llegeixo els missatges amagat, endolat en tots els records que em acorralen des de fa dies”, explicava.

“Ho faig per la meva mare, a la qual els cops li van fer més mal que a mi. I ho faig pels xavals que encara avui suporten l’insuportable, ja que les pitjors guerres de vegades se succeeixen entre pupitres”, continuava l’autor del post .

Text de la carta:

Llegó la hora. Sólo le pido a Dios, o a esas fuerzas vaporosas que mueven el mundo, que me alcance la vida para hacer mi revolución a tiempo. Necesito unos días, solo unos, y ya entonces podré morir en paz, con gran algarabía de pamelas en mis funerales. Hace 25 años que dejé el colegio, lo que venía llamándose la EGB, y con tal efeméride he sido incrustado en un chat de whatsapp con todos mis ex compañeros. Se está promoviendo un encuentro para festejar lo felices que eran hace un cuarto de siglo, cuando no tenían más runrún adolescente que jugar al fútbol y destrozarme la vida. Yo, que tengo poco que festejar de aquellos años terribles, guardo silencio. Leo los mensajes agazapado, enlutado en todos los recuerdos que me acorralan desde hace días. Sólo espero el momento de atacar; entonces, cuando pongan día y hora a su reencuentro miserable, escribiré una soflama tremenda que ya barrunto en mi cabecita loca. No estuvo el fútbol entre mis virtudes, pero sí el don de la escritura, y con esa lanza de palabras como balazos pienso clavarles mi desprecio. Por las pintadas de ‘maricón’ en las paredes del colegio. Por los cabezazos con los que me partisteis el labio y me rompisteis, también, un poquito por dentro. Por aquella tarde de invierno (había tanta nieve, la siento todavía hoy en las mejillas) en la que me destrozasteis una bici nueva al despeñarla por El Barranco, aquel paraje inhospito del barrio en el que años después yo perdería mi virginidad, menuda paradoja desesperada. Por humillarme, por avasallarme, por robarme las ganas, la risa y las palabras, porque me arrancasteis las ganas de hablar, de decir, de ser, durante una niñez que parecía no acabarse nunca. Con 14 años me libré de vosotros, creí que por siempre, y ahora resucitáis en un grupo de whatsapp que me sonroja, pues será que no os queda ni un trocito de vergüenza. Por eso voy a responderos en un post legendario, un ajuste de cuentas que hará historia. Será el mejor texto que escribí nunca, mi pequeño legado a la Humanidad. Por justicia poética, me voy a vengar con lo único que tengo, que es mi pluma. No lo haré por mí, pues tengo más agallas que todos vosotros y a hostias me hicisteis más fuerte. Me hicisteis un hombre. Me hicisteis ganar. Lo hago por mi madre, a la que los golpes le dolieron más que a mí. Y lo hago por los chavales que aún hoy soportan lo insoportable, pues las peores guerras a veces se suceden entre pupitres. Os voy a dejar sin aire, hijos de puta. Y entonces, ya sí, cerraré esa puerta de una puta vez. Y ahora, si me disculpáis, voy a cenar callos con garbanzos, que son buenísimos para el vigor. Y, por cierto, me queda el consuelo de saber que habéis visto, al menos en foto, lo bueno que estoy.

Javier Cid

Comentaris
Comparteix
0Shares
Segueix-nos!

Be First to Comment

Deixa un comentari